Moda Sostenible

by @Pamela Alva

Hablar de moda sostenible es un mundo muy amplio, tan amplio como maneras de involucrar esta corriente en la cadena de producción de las prendas. Poco a poco se van encontrando más posibilidades que son totalmente adaptables a los diseños y confección de prendas en la actualidad. Es cierto que la moda ha cambiado y lo seguirá haciendo, así también la manera en la que era concebida la moda sostenible se ha transformado gracias a marcas que apuestan por mostrar el lado creativo y con estilo de esta tendencia.

La magia de la moda radica en inspirar creatividad y crear emociones a través de bellas prendas, esa es una de las claves principales, por lo cual no se puede hacer moda sostenible sin moda, algo que toda marca debe de tener como eje al momento de involucrarse en este mundo de la moda sostenible.

Con base a un estudio de tendencias realizado por la agencia WGSN se puede asegurar que en los próximos años los consumidores exigirán a los productores que demuestren con claridad el impacto ambiental y social que han generado los procesos de producción de los cuales echan mano. La tan mencionada etiqueta de moda sustentable se convertirá en una obligación para la mayoría de las marcas.

Varias marcas de renombre ya se han sumado a las prácticas sostenibles, teniendo como resultado productos de excelente calidad y con gran diseño. Esta transformación en la manera no solo de producir, sino también de diseñar, representa todo un desafío para las mismas, ya que requiere de toda la creatividad para hacer que el valor agregado de cada pieza sea la sostenibilidad y lo que enganche al público siga siendo el diseño y funcionalidad. Es por ello que sus diseños son un punto de partida para la innovación en todas las áreas de diseño y producción, se han vuelto el estándar y punto de referencia para otras marcas y diseñadores emergentes.

 

Todo es viable, desde la combinación de tejidos, el reemplazo de estos por unos de menor impacto, la forma de construcción de una prenda, los diversos usos que se le puede dar a la misma, etc, todo depende de la capacidad de adaptación y creatividad del diseñador.

Muestra de ello son las zapatillas fabricadas a partir de plástico marino reciclado y el primer jersey elaborado en su totalidad a partir de este material que Adidas mostró el año pasado. Anunciando también tener como meta eliminar el plástico virgen de su cadena de suministro. La creatividad, visión del futuro y compromiso de la marca deportiva no queda solo ahí, diseñaron las Futurecraft Biofabric las primeras zapatillas hechas de fibra de Biosteel que es obtenida de las saga de araña, mostrando que el diseño y estilo se pueden mantener con nuevos materiales.

Si de uso de nuevos tejidos se trata Giorgio Armani y Antonio Berardi ya han hecho pruebas y sacado a la venta prendas elaboradas con el tejido Newlife que es un hilo de poliéster que proviene de botellas de plástico cien por cien recicladas tras su consumo.

Gucci, para su colección masculina de 2015 utilizó un tejido llamado Re.verso que es un derivado de la lana y el cachemir que utiliza 89% menos de agua, 76% menos de energía y genera un 96% menos de emisiones de carbono.

Otra fibra por la que varias marcas lenceras y de ropa deportiva están apostando es por la fibra de Roica, la cual está compuesta por residuos textiles y se utiliza principalmente en ropa deportiva y ropa interior. La marca de lencería Wacoal Group’s Hit ha creado una línea con este tejido, y además, Marks&Spencer están trabajando con ésta para diseñar un sujetador deportivo.

Estos proyectos demuestran solo el principio de una cadena interminable de innovación en el ámbito del diseño. Lo que dará pie a que se cree una relación más estrecha y con mayor fluidez de negociación entre proveedores de nuevos tejidos y marcas. Así como también dará paso a la investigación de nuevos tejidos y procesos que mitiguen el impacto negativo que hasta ahora se ha visto en el medio ambiente y la sociedad. El enfoque sustentable, más allá de una estrategia de publicidad, es algo importante para sumar a los consumidores al proceso con el que se hace lo que usan diariamente, es también darles el poder de votar y elegir de manera clara que es lo que deciden apoyar con su compra.